NARCOS

‘Narcos’ a lo Julio Verne

Redes colombianas usan submarinos para llevar cocaína. Uno de ellos fue construido en Galicia
Jesús Duva

Por tierra, por aire, por mar… o bajo el mar. Todo vale. Los narcotraficantes no cesan de inventar nuevos métodos para burlar a las autoridades. Las grandes redes colombianas utilizan barcos, aviones y camiones para transportar sus cargamentos de cocaína desde los centros de producción hasta los mercados de Norteamérica y Europa. Pero cada vez más emplean una especie de submarinos fabricados artesanalmente, según han constatado la Armada y la policía colombianas. El Nautilus fue un submarino de ficción ideado por Julio Verne para su novela Veinte mil leguas de viaje submarino. Ahora, los narcos han creado su propio Nautilus, aunque éste no es un artilugio de ficción, sino real.
Colombia
Capital: Santa Fe de Bogotá.
Gobierno:República.
Población:45,013,672 (est. 2008)
La noticia en otros webs

El 16 de noviembre pasado, en un astillero clandestino del puerto de Tumaco (departamento de Nariño) fue interceptado un sumergible fabricado en fibra de vidrio. Tenía 18 metros de eslora y tres metros de manga, además de disponer de un avanzado sistema de comunicaciones. Tripulado por cuatro personas, su capacidad permitía transportar nada más y nada menos que hasta 12 toneladas de cocaína. Es el mejor de los localizados hasta ahora, según declaró el vicealmirante Edgar Cely, jefe de Operaciones de la Armada, a Clara Isabel Vélez Rincón, del diario El Colombiano.

Más tarde, el pasado diciembre, fue descubierto un taller de construcción de semisumergibles para el narcotráfico en el parque natural de Sanquianga, cercano al municipio de Mosquera (Nariño), en el extremo sur del Pacífico colombiano.

En el astillero fueron localizadas dos unidades fabricadas básicamente con fibra de vidrio: una de ellas estaba casi terminada, mientras que la otra se hallaba en fase más embrionaria. Cada una tenía un coste aproximado de un millón de dólares. La Armada colombiana aseguró entonces que esa operación había permitido desarticular “la mayor organización constructora de semisumergibles para el transporte de estupefacientes, desde las costas de la Alta Guajira y el Pacífico nariñense hacia Centroamérica, Estados Unidos y Europa”.

La redada se saldó con la captura de Enrique Tammer Portocarrero, supuesto cabecilla de esta organización, detenido en Cali; Francisco Estupiñán, apodado Maestro Villa, capturado en Buenaventura, responsable de la construcción de estos artefactos, y Carlos Alberto Guerra Zapata y Leonel González Iguarán, este último responsable de varios envíos por la costa caribeña utilizando este tipo de artefactos, entre ellos uno que fue interceptado el 5 de agosto de 2007.

Tammer, posiblemente con el apoyo de un ingeniero naval, está considerado como una especie de armador que trabajaba por encargo para cualquiera de las organizaciones criminales que operan en la zona de Buenaventura, a unos cien kilómetros de Cali, donde han sido desmantelados varios astilleros ilegales.

Hace cuatro meses, la policía de Ecuador desbarató una red que transportaba cocaína desde Colombia hasta un escondite de Mataje, próximo a la frontera, en la provincia de Esmeraldas. Desde allí enviaba la droga a México mediante sumergibles.

Lo más increíble es que estos Nautilus, equipados con motores diésel de 350 caballos, son capaces de desarrollar una velocidad de 35 a 45 nudos y tienen autonomía para 2.000 millas, lo que les permite llegar desde los centros de producción de cocaína en Colombia hasta Costa Rica o el golfo de Tehuantepec, en el sureste de México. Y además resultan difíciles de localizar por los radares y por los aviones de vigilancia equipados con detectores de calor porque los gases de sus motores no son expulsados a la atmósfera, sino en el agua. Sólo tienen un inconveniente: deben salir a la superficie cada cierto tiempo para tomar aire.

Estos aparatos, fabricados supuestamente a partir de tecnología rusa, suelen navegar a sólo dos o tres metros de profundidad, cerca de las zonas costeras. En caso de correr riesgo de ser atrapados, los tripulantes no dudan en hundirlos, destruyendo así la prueba de su implicación en un delito de tráfico de drogas. También suelen hacer esto cuando llegan con éxito a su destino.

Con estos dos últimos semisumergibles, ya son 27 los neutralizados y destruidos desde el 22 de mayo de 1993, fecha en la que se realizó la primera incautación de este tipo de ingenios navales en la isla de Providencia, en el Caribe.

Diversos expertos coinciden en que se ha producido un salto cualitativo en la detección y captura de estos ingenios en los últimos dos años, en los que fueron decomisadas más de 50 toneladas de cocaína que eran transportadas en el vientre de estas ballenas. Quince sumergibles fueron incautados en 2008 en el Pacífico y el Caribe, mientras que en 2006 sólo fue interceptado uno. Y además, tanto la policía colombiana como las autoridades antidroga norteamericanas admiten la posibilidad de que haya habido otros muchos que han burlado la vigilancia de los servicios antinarcóticos.

El cada vez más frecuente empleo de submarinos es consecuencia de los controles más estrictos impuestos sobre los buques pesqueros, que han sido un método tradicional para el transporte de droga. Desde hace más de un año, los barcos de la región están obligados a llevar un dispositivo GPS que permite a las autoridades navales un seguimiento permanente de sus movimientos.

La policía española no tiene noticias de que este tipo de submarinos esté siendo utilizado para introducir droga en España. No obstante, hay un antecedente: el batiscafo artesanal interceptado en agosto de 2006 en la ría de Vigo, después de un fallo que hizo que se fuera a pique. La policía sospechó que había sido fabricado por clanes gallegos, por encargo de una banda de narcos colombianos, para transportar cocaína hasta la costa desde un barco nodriza anclado en alta mar.

El rudimentario artefacto fue construido en una nave de la localidad de Borreiros (Pontevedra) con medios artesanales. Era un monoplaza de 11 metros de eslora, capaz de transportar una tonelada de cocaína sumergiéndose a tres metros de profundidad. No contaba con sistema de ventilación, sino sólo con una pequeña torreta que salía a la superficie para proporcionar oxígeno al piloto.

Los colombianos llegaron a entregar a los gallegos 100.000 euros como adelanto para la construcción de la nave, un presupuesto que se fue disparando a medida que se aproximaba la fecha de la entrega. Los gallegos sostenían que podrían hacerla funcionar, pero después de varios intentos de botadura fue incapaz de mantenerse a flote. En agosto de 2006, el sumergible fue abandonado en la bocana de la ría de Vigo con uno de los tres motores encendido y con los tanques cargados con 4.500 litros de combustible.

La instrucción judicial, a cargo del juez Ventura Pérez Mariño, ha imputado hasta el momento en relación con el invento a ocho gallegos, entre los cuales está un narcotraficante que ya fue condenado en la famosa Operación Nécora en 1994. –

El País, Madrid, domingo 25 de enero de 2009
http://www.elpais.com/

 

El patrono de los narcos

El culto a Jesús Malverde crece día a día

 

80bb7e66ec

Malverde gana adeptos en el Distrito Federal, incluso ante el santo de causas imposibles: San Judas Tadeo. Fotografía: Luz Moreno

Israel Yáñez G. 

México, Distrito Federal.-Para rezarle a Jesús Malverde, el patrono de los narcos, ya no es necesario ir a Culiacán.
“Hoy ante tu cruz postrado, ¡oh, Malverde!, mi señor, te pido misericordia y que alivies mi dolor”. La oración se escucha fervorosa en la voz de un sujeto arrodillado en la banca de una iglesia ubicada en la Avenida Hidalgo, en pleno Distrito Federal… la de San Hipólito.
El culto religioso hacia el bandido que robaba a los ricos para favorecer a los pobres, gana cada vez más terreno en diferentes puntos del país y en la capital ya puede convivir y hasta competir por la fe que la gente le tiene a otros santos, como San Judas Tadeo, el de las causas imposibles.
El busto del “bandido milagroso” se puede hallar a la entrada de este templo, en puestos donde también se vende su imagen, acompañada por las oraciones, novenas, escapularios y veladoras, entre otros productos.
También en el mercado de la Merced y en el de Sonora se les puede conseguir.
Doña Micaela, propietaria de un puesto de estampas religiosas, comentó que en los últimos meses ha ido en aumento la demanda de la imagen.
En menos de un mes pudo vender cinco bustos del personaje, a cien pesos cada uno, así como cinco oraciones y seis veladoras por día, sin contar la novedad: la novena del venerado “delincuente”.
“Los principales clientes que solicitan esta estampa son mujeres de escasos recursos, embarazadas, jóvenes migrantes y ancianos, y los que se creen cholos-asegura-; aunque también los hombres maduros se acercan a preguntar. Son personas muy pobres, todas. Los ricos ni preguntan”.
Con paso cansado, las manos entrelazadas sobre su regazo, y un gesto de desgano, la señora Rosalía Sánchez se acerca al local de artículos de culto ubicado en la esquina de Avenida Hidalgo y Zarco, frente a la iglesia de San Hipólito.
Tímidamente pregunta por la Novena de Jesús Malverde. Al escuchar el precio medita y posa una mano sobre su mentón, para luego buscar en su monedero.
Desembolsar los 10 pesos que le costó la “Verdadera Novena del Ánima de Jesús Malverde” la privará de algún alimento -“un sope o quesadilla que pensaba comprarme”, dice-, pero no importa si con ello logra que su hijo, recluido por posesión de droga, esté protegido por sus oraciones.
-Tengo muchas penas, ya le he rezado a todos los santos, y nunca está de más rezarle a otro. Me dijeron que es muy milagroso, y más tratándose de cuestiones de cárcel. A mi hijo lo agarraron los judiciales, dicen que vendía droga, no es cierto, sus amigos eran los que lo hacían, Juan no, él no… pero ahora está en el Reclusorio Norte”.
Conteniendo las lágrimas, la mujer escudriña entre sus cosas, hace como que busca algo en su ropa para espantarse el llanto, luego agarra camino hacia la iglesia. Va a orar. Ya lleva en la mano la imagen de Malverde.

20070125_a1_9_3_f1

Muchos seguidores acuden diariamente a venerar a Malverde. Fotografía: EFE

La adoración hacía Jesús Malverde, al igual que la de la Santa Muerte estuvo originalmente vinculada con actividades ilícitas, principalmente narcotráfico.

Pero ahora la pobreza, la cárcel, el hacinamiento, la enfermedad, la migración y el hambre son los problemas que, aseguran, resuelve.
Raúl, un joven inmigrante de Guatemala, pretende que Malverde lo ayude a llegar con bien a Estados Unidos.
Ha padecido mucho desde que dejó Jutiapa, pero con la ayuda de todos los santos, piensa, llegará con bien.
Inseguro, y con hambre, el joven de 27 años pretende pasar inadvertido a los ojos de los demás.
Se acerca al puesto de artículos religiosos y con un nervioso acento centroamericano pregunta por el precio del escapulario, después por la veladora y al último por la oración. Tímidamente extrae de su bolsa los cinco pesos que le cobran, y los paga.
Santo no reconocido. La Iglesia católica no reconoce el culto a Jesús Malverde, por no tener datos concretos sobre su existencia y menos de los supuestos favores y milagros que ha realizado.
A pesar de ello, éste tiene tres capillas en el mundo donde sus fieles se encomiendan a él: una está en la ciudad de Cali, en Colombia; otra en Culiacán, Sinaloa, y la tercera en Los Ángeles.
Cada día 3 de mayo, en la capilla que tiene en Culiacán, presuntamente edificada con dinero del narco, sus devotos se reúnen para adorarlo.
En ese lugar se pueden observar fotografías de los principales capos de la droga, que le deben algún favor a este personaje.

Según la leyenda, nació en Sinaloa en el año de 1870 y murió ahorcado el 3 de mayo de 1909.
“¡Hay Malverde! Ataron tus manos y dejaron colgado tu cuerpo, pero no ataron tu ánima y no pudieron destruir la fe en ti. Así como has sobrevivido a todo, haz que yo sobreviva y que nada pueda atar mis manos, ni mi cuerpo, ni mi espíritu. Haz que yo salga venturoso”, concluye el hombre de la Iglesia, luego se levanta y se santigua y se pierde en la entrada de la estación Hidalgo del Metro.

La Crónica de hoy, México, Ciudad de México, martes 30 de Mayo, 2006 http://www.cronica.com.mx/

images-33

Se mudan criminales a Venezuela

Hay más laboratorios de droga en el país

 

Colombia ha informado sobre enclaves de producción, reveló Mildred Camero
Javier Ignacio Mayorca
jmayorca@el-nacional.com

 

20070720_ciud2_13_1_f1

El campamento localizado en Zulia tenía gimnasio y centro de comunicaciones. Fotografía: Orlando Ugueto

 

Caracas, Distrito Capital.-Cuando los efectivos de la 11 brigada del Ejército asumieron el control del complejo para producción de cocaína en la hacienda La Paila, estado Zulia, encontraron instalaciones que revelaban la intención de sus encargados de permanecer allí por largo tiempo, aún en las condiciones climáticas más difíciles.

Todas las dependencias fueron construidas como si fueran palafitos, sobre cuatro hectáreas de terreno. Se comunicaban entre sí mediante caminerías de madera con barandas y techo.
Los trabajadores, capataces y el equipo de seguridad, conformado por supuestos militantes del Ejército de Liberación Nacional, tenían sus barracas con camas. Había, además, una especie de centro de comunicaciones con teléfonos celulares y uno satelital. Según el general de brigada Clíver Alcalá, comandante de la operación que terminó con la destrucción del lugar, los “narcos” sustrajeron las tarjetas de memoria de los aparatos antes de huir con la finalidad de impedir el rastreo de las comunicaciones.
El lugar, incluso, tenía un gimnasio provisto con mancuernas y mesa para hacer ejercicios abdominales. La energía eléctrica era generada por 2 plantas Yamaha de 200 kilovatios cada una.
Aunque todo el complejo fue construido con materiales calificados como livianos (madera, clavos y plástico) se cree que la ejecución de toda la obra tomó varias semanas debido a la necesidad de hacer un entramado de tuberías e instalar tanques especiales para el transporte y almacenamiento de precursores e insumos necesarios para la elaboración de 128 kilogramos de cocaína semanales.

El más grande.
La ex presidenta de la Conacuid, Mildred Camero, señaló que éste es el complejo más grande encontrado en Venezuela. Pero indicó que en 2005 el Ejército encontró otro cerca de Guasdualito, estado Apure, cuyas instalaciones podían albergar a 40 personas.
Señaló que ese hallazgo fue hecho gracias a un dato aportado por las autoridades colombianas y reveló que desde entonces han indicado la ubicación de otros laboratorios en el área de Río de Oro (Zulia) y en el sur de Amazonas.
Camero expresó preocupación, pues a la larga esta situación podría modificar la percepción de Venezuela como un país de tránsito para entrar en el grupo de naciones productoras de drogas.
“Debemos declarar un alerta roja. Es posible que este país ya no sea solamente de tránsito, sino que estemos en otra vía”, advirtió.

20070720_ciud2_13_1_g1

Indicó que los laboratorios son detectables, pues aunque generalmente están escondidos en zonas selváticas son receptores de químicos desviados del mercado legal. Luego de ser utilizadas, estas sustancias son lanzadas a los ríos y ocasionan grandes daños en los ecosistemas.
Sugirió a las autoridades trabajar estrechamente con la policía y el Ejército de Colombia sin politizar el intercambio de información.
El director del Centro de Estudio y Observatorio de Drogas y Delito de la Universidad de Rosario (Colombia), Francisco Thoumi, dijo que el hallazgo del laboratorio de cocaína en Zulia no debería sorprender.
“Hay un desplazamiento de las actividades del narcotráfico desde Colombia, y Venezuela se está volviendo más vulnerable”, afirmó. Según el académico, la polarización política del país “hace que cada vez sea más difícil implantar el imperio de la ley” Añadió que los enclaves destinados a la refinación de drogas son instalados en los lugares donde se percibe el menor riesgo.

“Sospecho, lamentablemente, que los grupos paramilitares colombianos se están estableciendo en Venezuela aprovechando el conflicto latente entre Chávez y Uribe, lo que hace más difícil la cooperación entre ambos gobiernos”, afirmó.

El Nacional, Caracas, viernes 20 de julio de 2007
http://www.el-nacional.com/

images-34

Familiares advierten sicariato

Víctima de sicariato había denunciado a narcos

J. I. M.

Caracas, Distrito Capital.-La policía judicial investiga si la muerte del comerciante Alexander José Hernández Vielma fue ordenada por traficantes de drogas a quienes él había denunciado recientemente.
Hernández, de 44 años de edad, fue ultimado el martes por la mañana por un sujeto que entró a la planta baja de su vivienda, ubicada en el barrio 12 de Octubre, kilómetro 1 de la carretera Petare-Guarenas. Allí funciona el cibercafé Vilmary, propiedad de la víctima. El homicida se hizo pasar por indigente. Personas que lo vieron cuando huía indicaron que llevaba un pasamontañas oculto debajo de una cachucha negra, franela gris, pantalón corto y zapatos deportivos. Aparentemente, es un menor de edad.

El hombre disparó contra Hernández hasta vaciar la cacerina de su pistola. Un tiro hirió en forma rasante en la cabeza a una niña de nueve años de edad, clienta del local.
Elide Nava recordó que su cuñado era un hombre preocupado por la acción de los delincuentes en la zona, y que intentaba organizar a la comunidad para lograr mayor seguridad. Pero en septiembre de 2006 mataron a uno de sus tres hermanos, Robin Hernández.

Desde entonces, siempre estaba armado. El hombre que le quitó la vida no se llevó la pistola ni la cámara digital que tenía en sus manos.
Los familiares de Hernández comentaron que a 200 metros del lugar donde ocurrió el homicidio estaba una patrulla de la Policía de Sucre. Los agentes dijeron que no escucharon las detonaciones.

El Nacional, Caracas, viernes 28 de marzo de 2008  
 http://www.el-nacional.com/

images-31

 

Desmantelan operación de narcos

 

El pasado 9 de junio, la GN desmanteló una de las más grandes operaciones de narcotráfico en el país, en la isla de Margarita.
Fueron incautados 2.350 kilos de cocaína, los cuales iban a ser trasladados a Sierra Leona, en la costa occidental de África.

El cargamento fue localizado en el aeropuerto internacional Santiago Mariño en una camioneta tipo van, la cual iba escoltada por dos vehículos conducidos por los funcionarios del Cicpc Carlos Leblanc, Humberto Lara, Deimar Batista y Alfredo Mac Lachlan.
La droga sería trasladada en una aeronave modelo B2G, de siglas N211SJ, procedente de Estados Unidos, la cual llegó al país tripulada por dos norteamericanos, que la entregaron a los pilotos mexicanos Carlos Gaona y José Acosta.
El procedimiento trajo como consecuencia la destitución de los funcionarios del Cicpc Eddy Achique, jefe de la delegación de Nueva Esparta; Obdulio Moreno, Guillermo Rosario, Carlos Alcides Páez Balza, y Luis Silva.
Los jueces de Control Carmen Patiño, Avilamar Álvarez, Yuneima Cordero y Milagros Acevedo de Borges se inhibieron.

El Nacional, Caracas, domingo 30 de diciembre de 2007
http://www.el-nacional.com/

images-32

 

Los policías pidieron refuerzos

“Narcos” repelieron a agentes de la PM

Los funcionarios de la Zona 1 acudieron al 23 de Enero por una denuncia de los vecinos. Fueron recibidos a tiros y debieron ser rescatados
J.I.M

Caracas, Distrito Capital.-Los agentes de la Zona 1 de la Policía Metropolitana vivieron una situación inédita el lunes en la noche, en las adyacencias del bloque 50 del 23 de Enero.
A las 11.00 pm, los funcionarios asignados a la vigilancia del sector conocido como La Casona recibieron un llamado de los vecinos, quienes se quejaban por el escándalo generado por el equipo de sonido de un vehículo estacionado en la calle Colombia. En torno al automóvil, supuestamente había una venta de drogas.
Debido a la hora, se decidió enviar a siete agentes en cinco motocicletas. Un funcionario de la PM, que participó en la comisión, explicó que este contingente bastaría para controlar cualquier desorden en la vía.

Iban armados con escopetas y revólveres.
Cuando los funcionarios se aproximaban al vehículo avistaron a un grupo de unas 40 personas. Pero no tuvieron tiempo de llegar. Apenas les faltaba media cuadra para finalizar el recorrido y comenzaron a sonar los disparos.
De inmediato, los policías se replegaron. Empezó un intercambio de disparos. Otros sujetos, mientras tanto, lanzaban piedras y botellas a los uniformados.
Al sentirse en inferioridad de condiciones, los agentes pidieron refuerzos. Los efectivos del pelotón de apoyo llegaron en una jaula. Pero solamente pudieron rescatar a los miembros de la comisión que inicialmente acudió al lugar. Vecinos del sector indicaron que hasta la medianoche del lunes se escucharon tiroteos dispersos. Sin embargo, no fueron reportados heridos ni detenidos. Se ha denunciado que en las noches los alrededores del bloque 50 son tomados por “narcos”.

El Nacional, Caracas, miércoles 11 de abril de 2007
http://www.el-nacional.com/


 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s